BLOG

REBRITH

Estamos ante un profundo proceso de sanación, el Universo siempre encuentra el equilibrio.

Y esto es una parálisis global.

Vivimos en una sociedad en la que siempre tenemos ocupada nuestra mente. No tenemos tiempo de disfrutar nuestra familia, amigos, naturaleza o a dedicarnos un momento a nosotros mismos.

Este virus hace guardar distancias, incluso en algunos lugares a no salir de nuestros hogares. De esta forma nos fuerza a pasar tiempo con nuestras familias o en soledad.

Por una vez no tienes que seguir corriendo hacia ningún lado.

Creo que esto es un claro MENSAJE, para recordarnos quienes somos, para recordarnos donde vivimos, que todo es efímero y sobretodo las cosas que realmente importan.

Hagamos que cada vida que se pierde a cada minuto nos haga reflexionar sobre esta experiencia y lo agradecidos que debemos de esta por todo lo que nos rodea.

En nuestras almas existen conexiones milenarias que contienen la más pura sabiduría de nuestros ancestros. Siente la sensación al respirar en tu pecho, siente como tus raíces vuelven a la Tierra, siente de nuevo tus alas de tormenta y trueno, siente la naturaleza recordándote el aborigen que llevas dentro diciéndote:

ES HORA DE DESPERTAR DE NUEVO

Porque es cierto, después de esto nada volverá a ser como antes, no volveremos a la normalidad porque no estábamos en el camino. Ha muerto una etapa en la humanidad y otra nueva ha de nacer, no sientas miedo y ABRAZA EL CAMBIO.

También puede gustarte...

1 Comentario

  1. Marcelo Pérez Soler dice:

    Parece que fué ayer y ya hace casi cuatro años.
    Quizá más que otro tiempo era otra galaxia, otro Universo … ¿otra dimensión tal vez?.

    Mi «universo» estaba empezando a implosionar. Notaba la presión en cada movimiento.
    Por aquel entonces ya casi no teníamos contacto.
    Pero ya veía lo que eras y sobre todo, lo que querías ser.
    Eras un cúmulo de ilusiones que colisionaba con el muro de la realidad, pero que lejos de dispersarse tras el impacto, se reconstruía para luchar de nuevo por lo que ansía.
    Y supongo que en una de esas colisiones la onda de choque te lanzó a las Antípodas.
    Veo que sigues con tu proyecto, y que para ello cuentas con

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *